Una mujer está mirando una pizarra en la que hay un gran interrogante dibujado en tiza. A su alrededor personas que la observan como ella mira su interrogante

[Si prefieres escuchar el audio de este texto, pulsa ‘play’][display_podcast]

Millones habían visto manzanas caer, pero Newton fue el que se preguntó ¿POR QUÉ?.

Bernard Baruch

También lo hicieron grandes filósofos de la antigua Grecia como Platón y Aristóteles,  sabios de la Roma de Séneca o Cicerón  incluso en la otra parte del mundo Confucio en China revolucionaba con estas preguntas a su sociedad …….. y tantos y tantos otros filósofos, sociólogos, activistas sociales …. y tantas personas anónimas que avivan las llamas de preguntarnos el POR QUÉ  de las cosas…. Esa inicial pregunta que nos conduce a la búsqueda de nosotros mismos para posteriormente decirnos ¿Y, POR QUÈ NO?

¿Por qué soy así? ¿Por qué suceden estas cosas? ¿Por qué hay vida? ¿Por qué es importante la educación, mi educación, nuestra educación? ¿Puedo cambiar? ¿Cómo hacerlo? ¿Lo puedo mejorar? La autocrítica, la autorevisión nos lleva a una introspección muy necesaria en cualquier situación de vida y no importa si eres padre, madre, hijo, empresario, trabajador, amigo ….

Podemos encontrar esta reflexión hacia la INTROSPRECCIÓN en muchos libros de referencia, yo aquí te invito a introducirte en uno de ellos “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”. Éste es precisamente uno de los hábitos que su autor COVEY tan bien nos expone.

¿Cuántos POR QUÉ  te surgen?

Los míos eran incontables. Hace un tiempo que me vienen otras preguntas que tras el POR QUÉ me han llevado a otras indagaciones: ¿cómo es así? ¿para qué? ¿cómo poder modificar? ¿qué puedo hacer para …? ¿cómo sentir qué estoy en el camino que yo he elegido? ¿qué me apasiona? ¿cómo hacerlo? ¿hacia dónde …? ¿cómo levantarme cuando me siento sin fuerzas? ¿cómo entusiasmar ….? ¿cuánto complejos e interesantes somos los seres humanos? ¿qué nos mueve? ¿qué provocan en nosotros las emociones? ¿cómo potenciar y  fomentar la creatividad? ¿todo esto, puedo invertirlo a nivel social? ¿transmito lo que realmente quiero expresar?

Y ¿POR QUÉ NO?

Con esta pregunta me doy la posibilidad del cambio, de mirar más allá, de ampliar mi mapa y poder modificar cuantas veces quiera aquello que he dicho u hecho si no me siento conforme, hasta encontrar mi equilibrio.

Y ¿todo es cuestionable? ….

Para mí ésta es una gran pregunta. Mi postura, hoy, es que no siempre porque hay cosas que en el instante que suceden no las entiendes y buscar su sentido hace que te desvíes del camino.  Hay situaciones o aprendizajes que tienes que dejar que calen en ti para poder filtrarlos por la vivencia y luego reconocer su aprendizaje. Una muerte o una enfermedad inesperada, un cambio radical de vida (…)

No es cuestión de decir “tiene que ser así” o “todo está bien”  desde la conformidad sino desde el aprendizaje y estar atento como un actor que ha de salir a escena para cuando llegue tu turno ACTUAR.

Actuar no siempre significa hacer, porque el no actuar ya es hacer.  Así que conviértete en un gran observador de ti mismo para poder ser iluminado por el foco del escenario cuando haya llegado tu turno.

Gracias a estas reflexiones e interiorizaciones pasamos del YO al NOSOTROS.

Nuestra escuela ¿promueve este pensamiento?. Creo que muchos opinamos que NO aún siendo una herramienta tan potente, el hecho de realizarnos éstas preguntas y muchas más. Además éste es el modelo como los niños crecen, viene “debajo de su brazo” y que luego los adultos frenamos al contestarles: “No preguntes más! me tienes harto!!”.

Imagen de una taza de café encima de una mesa, lleva dibujado un gran interrogante en su porcelana

Hace falta dar un paso más allá y no con el fin de encontrar las posibles respuestas, sino con el fin de encontrar aún más preguntas, lo que llamamos PREGUNTAS PODEROSAS, que nos hacen profundizar más en nuestro interior y conectar con nosotros, nuestra esencia.

Y nosotros, los que estamos leyendo este post  ¿lo tenemos integrado o seguimos pensando que es una tontería?. ¿Cuál es tu pregunta? ¿ Y la siguiente?