Encima de un escenario de teatro el Jocker introduce la obra que el público va a presenciar

 Un, dos, tres se abre el telón:

Aparecen en escena el dinamizador – llamado Joker o comodín que informa al público asistente de la obra que van a presenciar y de su temática.

Empieza la obra.

Salen a escena un grupo de actores escenificando una situación extraída de la realidad.  ¿Qué sucede en  escena? ni más ni menos que una acción cotidiana. La representación de un hecho en el que la persona protagonista vive una opresión que quiere cambiar, y no sabe cómo hacerlo.

Una vez finaliza la obra el dinamizador incita al debate para reflexionar sobre lo que acaba de suceder en escena. Solicita si alguna persona del público quiere aportar alguna idea, una modificación respecto a la actitud propia de alguno de los personajes o quizás quiere cambiar la manera como uno de ellos se relaciona con otro. Aquello que se le ocurra para dar un giro a la escena vivida, con la intención de mejorarla.

Es en este momento cuando el  público asistente coge protagonismo. Aparece una primera aportación, pero no la va a hacer sentada en su butaca sino que es invita a salir al escenario para representarla, eligiendo una escena concreta. El resto de personajes siguen actuando y relacionándose con ella. De este modo se muestra al público si se produce un cambio, para mejor o para peor, en la situación expuesta. Y se abre de nuevo el debate para que el público opine si la sugerencia mostrada ha tenido éxito y a su vez aportar nuevas sugerencias, para de nuevo pasar a ser representadas en el escenario.

Los actores y las personas del público que suben al escenario tienen que interpretar sus papeles y vivir desde la improvisación las nuevas reacciones, permitiendo así que el público realice un análisis sincero respecto a las posibilidades de utilizar estas sugerencias en la vida real.

Tres imágenes representadas por 4 personas de lo que es para ellas HOGAR

Imagen del significado de “Hogar” para cada uno de los asistentes. Teatro imagen

 

Se cierra el telón

 

¡Qué interesante es el Teatro del Oprimido y en este ejemplo la técnica del Teatro Foro !, ¡cuánta riqueza directamente obtenida de nosotros mismos!.

Recientemente he tenido el placer de asistir a un taller introductorio a esta técnica teatral en Palma de Mallorca, de la mano de Antonio Masegosa, un gran conductor y multiplicador. Por mi formación como teatro terapeuta y actriz, he aprendido varias de las técnicas del teatro del Oprimido, aunque en estos momentos de mi vida este taller fue para mí todo un  regalo.

Inteligencia Emocional y Teatro del Oprimido-Emotuner, dos agrandes aliados

Tras él he podido realizar la conexión entre el desarrollo de la inteligencia emocional (en adelante IE) y el teatro del Oprimido, que quiero compartir con vosotros:

♦El teatro como técnica y la IE son potentes herramientas para conducirnos hacia la introspección. Si somos capaces de conocernos a nosotros mismos nos será más fácil llegar a conocer a los demás.

♦Oprimido y opresores lo somos todos en algún momento de nuestra vida. Es un paso importante de humildad y sabiduría interior el reconocerlo. Y dice mucho de nuestro grado moral y psicológico.

♦En el teatro del Oprimido se exponen muchas situaciones que llevan a entrenar de forma lúdica, la resiliencia. Este es un valor relevante en nuestra evolución de la inteligencia emocional ya que gracias a ella podemos superar las situaciones adversas, aprender de ellas y salir transformados positivamente como personas.

 

Varias participantes alrededor de Antonio Masegosa escuchando las acciones a realizar

 Algunas de las integrantes  recibiendo indicaciones de Antonio Masegosa

 

♦Todas las representaciones, independientemente de la técnica del teatro del oprimido que utilicemos, tienen por objetivo hacer que el espectador sea el protagonista. Desde la IE potenciamos la Responsabilidad de las personas, que ellas se sientan dueñas, protagonistas y decisoras de sus vidas.

♦Otro paralelismo es que uno de los fines de la práctica del teatro del Oprimido es mostrar al espectador situaciones de opresión, ofrecer la posibilidad de experimentar la transformación que la persona misma como espect-actor/actriz propone, conduciendo al oprimido hacia su propia liberación. Y desde la IE el fin es que las personas nos ocupemos de aquellas situaciones que nos desequilibran actuando ante ellas, a diferencia de dejar pasar el tiempo preocupándonos, y de este modo poder encontrar una solución.

♦Gracias a esta técnica teatral se genera un sentimiento palpable de empatía y compasión, aportando lo mejor del público como espect-actor/actriz para generar un cambio y mejora de la situación del oprimido. Desde la IE uno de los valores que trabajamos es crecer como personas e ir más allá,  “pasar de nuestro ser individual al ser colectivo”. Este cambio se alcanza cuando desarrollamos la empatía hacia el prójimo.

Como decía Elsa Punset en uno de los programas de Redes “el filósofo Peter Singer y el Psicólogo Steven Pinker defienden que a medida que nuestras sociedades progresan se amplían nuestros círculos de empatía, es decir nuestra capacidad de ponernos en la piel de los demás y sentir compasión por ellos. En las próximas décadas lograremos sin duda seguir extendiendo nuestra capacidad de  tratar bien, incluso a otras especies”

Imagen del programa Redes que nos habla de la Empatía

Red del desarrollo de la empatía. Programa Redes “El bienestar animal importa”

 

Aquí os aporto, como documento destacable, el video donde Daniel Goleman habla de la Compasión en la plataforma TED 

 

♦También tanto el Teatro del Oprimido como la IE ponen énfasis en la importancia de la comunicación no verbal, todo aquello que se dice sin palabras, e incluso buscar nuevos caminos de comunicación. Nuestras emociones hablan a través de nuestro cuerpo. El cuerpo está lleno de señales, de información, de cómo nos encontramos. Si somos capaces de observarnos a nosotros mismos y esa mirada la llevamos hacia los demás, podremos disponer de un lenguaje más rico al relacionarnos.

♦La práctica del teatro del Oprimido se une a la IE al generar ambos un camino paralelo del desarrollo de nuestras competencias tanto intrapersonales, que son las relacionadas a aprender a vivir, como las interpersonales, que son las relacionadas a aprender a convivir.

Representación de una escena dentro del Teatro Imagen, donde se refleja una familia donde la hija quiere realizar actividades artísticas -se presenta estas artes con una chica delante suyo que lleva dibujado en las palmas de las manos las dos caretas teatrales- como el teatro pero su padre y su madre no le dejan.

Fotografía de una secuencia de imágenes que configuran una historia de opresión

 

Os animo a practicar técnicas del teatro del Oprimido para desarrollar desde el juego un mayor conocimiento de vuestro campo emocional. Desde ese conocimiento será cuando podamos empezar a gestionar, a saber reconocer y transformar, si es necesario, nuestras emociones.

En un siguiente artículo aporto mayor información a cerca del teatro del Oprimido: Todos somos Opresores y Oprimidos

 

Imagen retocada, donde se ve un museo con un cuadro en el que figuran personas realizando el taller del oprimido entre ellas yo misma. Quiere representar la parte de estudio intrínseco de la persona.

Personas colaboradoras en este artículo.

Fotografías y Gabinete de Prensa by Verónica Rossello
Veronica Rossello - Gabinete de prensa vrossello.16mb.com

vrossello.16mb.com